Por qué jugar con los niños evita el estrés, el enfado y el miedo

Los adultos pueden también reconectar con su niño interior.

Por qué jugar con los niños evita el estrés, el enfado y el miedo

 

Aunque en un principio podríamos llegar a pensar que un niño no tiene por qué tener estrés ya que su vida es relativamente “sencilla” la realidad es que todo lo que sucede a su alrededor le afecta. Y aunque en casa tenga un entorno muy sano y equilibrado, puede que el propio estrés de la vida diaria, las tareas que debe hacer a diario y demás, le generen ansiedad, miedos y enfados.

jugar con los niños

Con el fin de que esto no suceda y se vaya a mayores, lo ideal es poder fomentar cada día más el juego en ellos. El juego no sólo es una herramienta de distracción y entretenimiento sino que también es una herramienta de aprendizaje y de transformación.

Cuando jugamos con los niños podemos relacionarnos con ellos desde otro punto de vista, implementar técnicas, promover sentimientos y creencias permitiendo así que los lazos entre el adulto y el niño sean mucho más fuertes.

Además, en lo que se refiere al adulto, le permite reconectarse con su parte infantil, algo fundamental para estar equilibrados y para que nuestra parte lúdica salga hacia delante.

Pero el juego debe ser un juego genuino para ser válido, lo que quiere decir entonces que no tiene que fomentar bajo ningún concepto el hecho de la competencia. El que exista un ganador y un perdedor no es un concepto agradable en muchos aspectos.

Los juegos no tienen por qué ser prolongados. A veces se trata de dedicarle unos minutos al día.

Durante el juego, éste puede ser tanto en relación con la familia como también es muy recomendable que el niño pueda relacionarse jugando con otros pares, por lo que asistir a campamentos o sitios recreativos es un consejo más que interesante para poder estimular la relación con los otros y el vínculo que pueda generar con niños de su misma edad.

La autoestima, la responsabilidad, la sensación de pertenecer a un grupo o a un equipo, son algunos de los factores que ayudan a que de esa forma el miedo y el enfado se vayan.

Cuando jugamos, el estrés desaparece porque se pone en activo la parte más creativa de nosotros mismos lo que hace que nos olvidemos de todos los “problemas” o situaciones que haya a nuestro alrededor.

Compartir todos los días un rato jugando con nuestros hijos fomentará sin lugar a duda nuestra relación con ellos y además estaremos brindándole el apoyo emocional necesario para que se desarrollen de la forma más equilibrada posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Sobre nosotros

Nuestra cartera de servicios es muy amplia por eso nosotros te proponemos el servicio que mejor se adapta a tus necesidades y busca la persona más adecuada y con ganas de trabajar, proporcionándote un servicio eficaz con toda la seguridad y confianza que necesitas.

Últimas entradas

CONTACTA CON NOSOTROS



By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. leer mas

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close